Porque no nos casamos todos los días y cada detalle debe estar muy bien planeado, hoy quiero regalarte algunos tips sobre como organizar una boda, que debes tener en cuenta para que todo esté en su lugar y no tengas que preocuparte por nada, solo por verte espectacular en tu vestido.

Seguramente ahora tienes mil cosas en la cabeza, estás pensando en los consejos de tu suegra sobre cómo cuidar de tu esposo exactamente como ella lo hacía, los invitados, el menú, si tus votos van a reflejar todo el amor que sientes, en fin… casarse y conservar un poco la calma en medio de tantas cosas por pensar y hacer es para mujeres valientes, por eso es tan importante contar con el apoyo y asesoría de profesionales en organización de eventos, que lo hagan todo más sencillo y así tu puedas enfocarte en tener un hermoso recuerdo de este día tan maravilloso, el día en que dijiste SÍ a la felicidad y al amor.

orquideas de Maria Fernanda Sánchez

1. ¡Oh alabada y bendita ubicación!

No vamos a hablar de ningún santo o religión, pero si de la sagrada distribución de tus invitados durante la fiesta, pues esta será la clave para que todos vivan una noche inolvidable y para que los novios no tengan que estar siempre pendientes de si sus invitados están disfrutando de la velada.

Tanto el novio como la novia deben hacer su propia lista de invitados y así la distribución de las mesas será más fácil, por ejemplo las familias de los novios siempre deberán estar cerca de la mesa principal, recomiendo las mesas redondas de máximo 8 personas, para que sea mucho más fácil la interacción entre los invitados. Recuerda que aunque seguramente tus padres quisieran devolver el tiempo y estar aún en tu primera comunión, ya somos adultos, la época en que el hombre se sentía nervioso por hablarle a la mujer ya pasó, así que por favor no dividas las mesas por hombres y mujeres. Repártelas de manera equitativa, que no sea que terminen tirándose avioncitos de papel entre ellos para invitarse a bailar.

De acuerdo al protocolo de organización de eventos, una muy buena forma de garantizar que tus invitados no se sientan en el lugar equivocado es hacer grupos por afinidades. Puedes optar por sentar en la misma mesa a compañeros de trabajo, otra para amigos del colegio, o también tener en cuenta las edades para que las personas puedan compartir gustos en común. Así si no se conocen pueden terminar hablando de política, música, algún programa de Tv y todo será un absoluto éxito.

Por favor, no cometas el error de sentar al sacerdote junto a tu amigo medio ateo que no hace más que criticar a la iglesia, pues va a terminar bañado con agua bendita y siendo absuelto de sus pecados, tampoco sientes a dos invitados que no se lleven bien, no es el momento para creer que la magia del matrimonio también pueda funcionar con ellos dos, así que procura ser muy prudente y ubicar a cada persona de manera estratégica.

2. Troquelada, estampada o con laser, lo que importa es lo que va por dentro.

Una boda está llena de tanta información que priorizar sobre lo que va en la tarjeta de invitación es una tarea muy importante; no es el momento para contarle a tus invitados cómo se conocieron o cuántos hijos quieren tener, esto lo puedes dejar para el discurso en la ceremonia. Lo ideal es que en la invitación figuren los datos de los novios, fecha, hora y lugar de la ceremonia, así como la dirección de la recepción.

Fundamental enviar las invitaciones con tiempo suficiente, lo ideal con dos meses o mes y medio de anticipación, así tus invitados tendrán tiempo de organizar sus compromisos y asegurarse de estar contigo en ese momento tan especial.

En la vida cometemos errores y es normal, pero ¿te imaginas a tus invitados cometiendo horrores de vestimenta en el mismo lugar y a la misma hora?, un caos total. Este trago amargo lo puedes evitar si en la invitación das alguna pista sobre la etiqueta y el código de vestuario que escogiste, así la gente se hará a una idea de cómo debe ir.

Y hablando de invitaciones, para generar una identidad y un toque especial, puedes hacer que la tarjeta vaya muy acorde con el estilo de la boda y los colores característicos de tu gran día.

3. Y ahora sí, a celebrar que acabo de casarme

Es momento de festejar, pues nadie se opuso a la boda, la novia no se tropezó, y los pajecitos no perdieron los anillos; ¡La ceremonia resultó como la habías planeado!.

Empiezan a llegar los invitados al lugar de la fiesta y una muy buena idea para que no sientan que están esperando a que lleguen todos, es hacer una pre recepción. Ofrecer un coctel, una copa de champagne y crear un ambiente especial para las fotos, por ejemplo un backing floral, se verá hermoso.

Cuando la mayoría de los invitados han llegado y todos están mucho más alegres es momento de pasar a la recepción. En donde se hace el brindis, después el discurso de amor de los novios y en ocasiones el discurso de los padres en donde tu mamá hace un esfuerzo sobre humano para no llorar y tu papá habla de los momentos más vergonzosos de tu infancia. Finalmente el protocolo de este primer momento termina con la cena y la torta.

Ahora si, momento de bailar, los recién casados están ansiosos por mostrar cuánto les sirvieron esas clases de ritmos latinos, así que abren el baile con alguna canción y de esta manera se da inicio a la fiesta. Si los novios quieren algo especial para este momento se puede pensar en un artista, una hora loca, orquesta, pero ya saben, ni mucho que queme el santo ni poco que no lo alumbre, todo debe ser en un tiempo moderado.

4. ¿Cómo ser el mejor invitado?

 –

Existe también un protocolo para los invitados y de ellos depende en gran parte que los novios puedan vivir una noche maravillosa, así que lo primero que deben tener en cuenta después de recibir la invitación es confirmar su asistencia o si no pueden, excusarse.

Las personas deben esperar a la novia dentro de la iglesia, no quedarse afuera tomando fotos y selfies. Los invitados cumplen el papel de acompañar al novio mientras espera por su futura esposa y ella debe ser la última en ingresar, así que si no son unas personas muy puntuales es momento poner ese despertador a correr 24 horas antes de la boda.

Los niños muy pequeños no deben estar en la iglesia, ¡se imaginan que el llanto de un niño interrumpa la ceremonia!. Los bebes deben quedarse en sus casas a menos que los novios quieran que asistan por ser muy cercanos a la familia y si deciden que lo mejor es no llevarlos, ¡tranquilos!, después de todo los niños no se acordarán si los invitaron o no.

Otro detalle importante, a la salida es tradición arrojar a los novios pétalos o arroz, con esto se debe ser muy cuidadoso y delicado no se trata de iniciar una guerra de arroz con los novios en el medio.

Durante la fiesta es muy importante tratar de no secuestrar a los novios y no lo digo literalmente, me refiero a dejarlos que compartan con todos los invitados y disfruten de la fiesta. Como saben ellos tendrán muchos compromisos durante la velada, eso si, no te olvides de despedirte cuando vayas a retirarte de la fiesta.

Finalmente, y esto va para todos los invitados, recuerden que el licor y la comida se debe consumir moderadamente, no queremos hacer la cuarta versión de la película “Qué pasó ayer” y que algún invitado termine con un pie fracturado y sin un diente.

Espero que con estos tips sobre organización de eventos, puedan hacerse una idea de algunos aspectos muy importantes para tener en cuenta antes y durante la boda, también estoy segura que le servirá mucho a los invitados para evitar algunos errores y comportarse a la altura del evento.

Si quieren saber más sobre cómo vestirse para una boda, los invito a leer el artículo de mi querida amiga Paola Arango en su blog .

Para más consejos asegúrate de seguir mi blog y si te ha gustado este articulo no te olvides de compartirlo en tus redes sociales y de seguirme en mi Facebook y mi Instagram: @MariaFernandaSanchezOfficial

Un abrazo,

firma-mafe